Contraloría revela pagos de $200 mil en proyectos sin utilidad en Maunabo

La Contraloría de Puerto Rico emitió una opinión cualificada de las operaciones fiscales del Municipio de Maunabo. Una opinión cualificada se emite cuando los incumplimientos individuales o en conjunto son significativos, pero no generalizados.

El Informe revela que el Municipio pagó $200,410 sin utilidad por un estudio de viabilidad, diseño e ingeniería, y el arrendamiento de una propiedad para la construcción de un mercado urbano, teatro-cine, bolera y una pista de patinaje entre otros proyectos, que se estimaron en $2,146,000. Desde el estimado inicial de $715,339 en el 2013, el Municipio no contaba con los recursos, pero continuó su desarrollo basado en la expectativa de que el gobierno central le asignaría los fondos. Esta situación se atribuye a que el alcalde no planificó adecuadamente antes de invertir recursos, ni el Municipio contaba con los recursos económicos. Los lugares de desarrollo de estos proyectos se encuentran deteriorados y en desuso.

La auditoría de ocho hallazgos señala que el Municipio desembolsó $672,730 a una corporación por la compra, instalación y mantenimiento de unidades de acondicionadores de aire sin requerirle el certificado de labor realizada según dispone el Colegio de Técnicos de Refrigeración y Aire Acondicionado de Puerto Rico. Además, el Municipio realizó el pagó indebido de $8,422 a un contratista por los servicios de un operador de excavadora que no proveyó para despejar carreteras tras el paso del huracán María.  Este trabajo fue realizado por personal municipal.

Los auditores de la Contraloría identificaron que el Municipio no tiene centralizada las funciones de compras, y no había establecido reglamentación para la contratación de servicios de mecánica y reparación de equipo municipal.  Además, para las compras del Centro de Diagnóstico y Tratamiento del 2017 al 2019, no solicitaron tres cotizaciones de al menos tres proveedores representativos del mercado. Esta situación no permite ejercer un control adecuado de las compras, lo que propicia que se cometan errores.

El puesto de auditor interno de Maunabo estuvo vacante del 2017 al 2019, y la Unidad de Auditoría Interna inoperante del 2017 al 2018. El alcalde nombró una empleada a funciones de auditora interna, pero esta no cumplía con los requisitos por ley para ocupar el puesto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *