Designado presidente CEE asegura no será subordinado de partidos políticos

El Capitolio– El designado presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Juan Dávila Rivera, sentenció hoy que de ser confirmado al puesto por el Senado no será el subordinado de la comisionada electoral del partido de mayoría porque rendirá cuentas al interés público. Asimismo, informó que no ha pertenecido ni es parte de ‘chats’ político electorales a través de la aplicación de What’s App ni es donante de ningún partido político.

 Así se lo dejó saber hoy al presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, en la vista pública en la que se evaluó su nombramiento para presidir la CEE y como juez superior del Tribunal de Primera Instancia.

 “¿De ser confirmado como presidente de la CEE usted siente que será el subordinado de alguien? preguntó Rivera Schatz a lo que Dávila Rivera respondió “no señor presidente”. ¿Ante quién va a rendir cuentas como presidente de la CEE? volvió a cuestionar el presidente del Senado cuya respuesta fue “ante la ciudadanía porque respondería al interés público”.

“Yo quiero que ustedes sepan, y lo digo para el récord, que no quiero que el presidente de la CEE sea un subalterno de Norma Burgos. No le tengo ni así de confianza y no creo que representa a mi partido dignamente. Alguna gente se irrita cuando digo estas cosas, pero la verdad es la verdad”, dijo Rivera Schatz en la vista pública.

“Los comisionados electorales deben defender los intereses del colectivo y no los intereses de sus familiares. No están allí para defenderse de investigaciones que puedan implicarles, sino que deben estar allí para defender el derecho al voto de los ciudadanos”, destacó el presidente senatorial quien fue comisionado electoral.

 Por su parte, el senador independentista, Juan Dalmau Ramírez, comentó que el “comportamiento inapropiado” de la comisionada Burgos Andújar “ha tenido el efecto de crear entre los comisionados un ambiente de confrontación, y de obstaculizar consensos y  por eso existen grandes dudas de personas que sienten que usted puede ser tratado como un subalterno de la comisionada Norma Burgos”.

 A esos efectos, el comisionado electoral del Partido Popular Democrático (PPD), Miguel Ríos, opinó que “no se puede permitir que el presidente de la CEE sea ahijado de la comisionada (electoral del Partido Nuevo Progresista –PNP- Norma Burgos).

Mientras la comisionada electoral del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, opinó que si el nominado ejerce el cargo de presidente de la CEE sin involucrar su ideología partidista “está supeditado a la identidad y el carácter de las personas envueltas”.

 Por su parte, la expresidenta de la CEE, Liza García Vélez dijo que tuvo que hacerse a la idea de que “vas a dirigir y cargar el peso de la institución sólo…Afortunadamente me pude desvincular (de la ideología partidista)”.

García Vélez destacó que quien ocupe el cargo de presidente de la CEE debe ser imparcial, independiente, vertical, firme, flexible, comprometido con la verdad, tener el espíritu de servicio, ser honesto, ponderado, analítico y crítico.

“A mi juicio, además de ser abogado, la persona que presida la CEE viene obligado a fomentar el consenso diariamente en la mesa de negociación. A falta de esa característica lo que tendrán es un sinnúmero de casos electorales pendientes en los Tribunales, perdiendo así la pericia técnica de la agencia, encareciendo los procesos administrativos y paralizando los trabajos relacionados hasta el final del pleito”, aseveró García Vélez quien recomendó que la CEE tenga autonomía presupuestaria para “no estar a la deriva en la fase fiscal”.

Objetan proceso de nombramiento 

Los comisionados electorales del PIP y del PPD se expresaron en contra del proceso que se siguió para nominar a Dávila Rivera a la CEE ya que en ningún momento se les tomara en consideración. Todos se enteraron de la nominación por la prensa.

La comisionada electoral del PIP “no puede dar fe” de que la nominación de Dávila Rivera sea “buena” para la CEE. “No nos consta cuál es la posición definitiva del licenciado Dávila Rivera en asuntos fundamentales sobre la estructura electoral del País y sobre asuntos que han afectado a la CEE”, dijo.

“Hoy el Senado nos invita a emitir juicio sobre el nombramiento de Dávila Rivera. Los detalles de sus méritos o deméritos los conocen quien lo nómina y quienes le apoyan. La información que tenemos los demás es limitada y ambigua”, añadió la exsenadora.

Para el comisionado electoral del PPD, con esta nominación “no se ha seguido el trámite ordinario de la acostumbrada evaluación de los comisionados electorales” lo que constituye “un elemento peligroso”. 

“Constituye una desviación del proceso histórico de consideración del nombramiento de presidente de la CEE, lo que sin duda alguna lacera no solo el espíritu de consenso que debe gobernar nuestro andamiaje electoral, sino que también pone en entredicho- sin necesidad alguna- la imparcialidad de la posición de la CEE”, dijo Ríos quien dijo no conocer aún las propuestas del designado presidente de la CEE.

 En su extensa ponencia el comisionado popular explicó que el Código Electoral de Puerto Rico establece que el comisionado electoral cuyo candidato a gobernador hubiera tenido el mayor número de votos en la elección general propone a los restantes comisionados los nombres de candidatos al cargo de presidente de la CEE. “Todo lo antes mencionado, ha sido menoscabado por el gobernador y su comisionada electoral, Norma Burgos Andújar, como si la CEE le perteneciera a título personal”, destacó Ríos. 

“Hubiéramos esperado del gobernador que ante las controversias públicas y de conocimiento general que precedieron el nombramiento de Dávila Rivera y las situaciones con su propia comisionada electoral, previo a realizar la nominación, éste tuviera la deferencia de intentar una consulta con los comisionados electorales para evitar lastimar lo que ha sido una tradición que le ha servido bien al sistema electoral del País”, opinó el comisionado electoral del PPD.

Al ser cuestionados por el presidente del Senado si desde el día que advinieron en conocimiento de la nominación de Dávila Rivera han recibido información negativa tanto Santiago como Ríos dijeron “no”.

Luego de que los comisionados electorales hablaron de la importancia de alcanzar consensos entre los tres partidos políticos principales el presidente del Senado dijo que “más allá de la figura del presidente los comisionados electorales tienen que tener la talla moral, intelectual y de representar dignamente a su partido para que los tres comisionados puedan tomar decisiones de carácter político con verticalidad,  transparencia y decencia y así establecer la política pública en la CEE…Para que entonces haya confianza entre los partidos políticos y haya confianza en el proceso”. 

En declaraciones a la prensa Rivera Schatz dijo que la posición de los comisionados es entendible ante todo lo sucedido con el juez Ramos Saenz.

“No he estado en chats políticos” 

“No estoy ni he estado ni estaré en ningún chat político…pero hace 11 años fui funcionario de colegio en el precinto 4 de San Juan”, informó el nominado quien dijo no haber cruzado palabra con los comisionados electorales incluyendo a Burgos Andújar. 

De paso explicó que no le solicitó a la Rama Ejecutiva que le nombrara al cargo de juez superior del Tribunal de Primera Instancia como condición para aceptar la posición de presidente de la CEE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *