Exempleada del Fondo reclama pensión tras quedar incapacitada


Aida Rosario Rivera, sufrió un accidente de tránsito al ser impactada por un camión de arrastre que no se detuvo ante una luz roja en Bayamón, mientras se encontraba en gestiones de su trabajo como Oficial de Investigación de la CFSE.

Por Ramón “Chito” Arroyo, Redaccón de LA ESQUINA

“Sola, triste y viviendo el dolor de la injusticia”, así se siente Aida Rosario Rivera, una exempleada de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE), que tras trabajar por 26 años en esa agencia y sufrir un accidente de tránsito en horas de trabajo quedó totalmente ciega y se le ha negado la pensión a la cual tiene derecho.

Rosario Rivera, de 48 años de edad, sufrió un accidente de tránsito al ser impactada por un camión de arrastre que no se detuvo ante una luz roja en Bayamón, el 2 de noviembre de 2016, a las 11:30 a.m., mientras se encontraba en gestiones de su trabajo como Oficial de Investigación de la CFSE, adscrita a la oficina regional de Caguas.

Tras el accidente fue llevada de emergencia al Hospital Industrial en el Centro Médico, donde estuvo tres días recluida tras múltiples golpes en su cuerpo, donde perdió parte de la visión hasta quedar totalmente ciega.

Después del accidente, perdió el empleo y le aprobaron una incapacidad total, pero no como empleada de la CFSE, donde no le brindaron los beneficios de retiro, ni plan médico. Solamente le dan $300.00 mensuales de la CFSE, pero no como empleada de la agencia.

El médico Valenciano Alicea, certificó que su incapacidad surgió a causa de los golpes que tuvo en el accidente.

Además, se ha planteado que durante su reclusión en el Hospital Industrial nunca la atendió un especialista que viera su caso.

Al quedar ciega e incapacitada, vive en su casa totalmente sola y por su condición de diabetes tiene que medir su glucosa e inyectarse insulina 4 veces al día.

Ha tenido la asistencia de una ama de llave que le ayuda en sus tareas del hogar de lunes a viernes de 8:00 de la mañana a 12:00 del mediodia.

“Realmente me siento muy triste y sola de vivir la injusticia que se ha cometido conmigo, en negarme la pensión a la que tengo derecho”, dijo entre lágrimas, mientras se secaba los ojo y nos relataba su condición donde su vida cambió totalmente tras el accidente.“Pido al gobierno que atienda la injusticia de la que soy víctima y atiendan mi petición y se me haga justicia para tener una mejor calidad de vida en los días que pueda vivir en el planeta Tierra”, dijo Rosario Rivera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *