Un tostón transitar por las carreteras del sureste

En Puerto Rico es una tradición asfaltar las carreteras en año eleccionario. Los políticos y directores de agencias se equivocan al creer que la ciudadanía ve con buenos ojos esta acción, pero olvidan que por los pasados tres años el bolsillo de los contribuyentes sufre por los cráteres que afloran en la inmensa mayoría de las carreteras de la isla.

Como siempre, el Sureste lo dejan “pa ́ lo último”. Esa parece ser la queja de miles de conductores, que a diario utilizan la carretera 901 que conecta Maunabo con Yabucoa. La ruta está llena de hoyos y de áreas que simplemente no hay asfalto en la superficie. La otra ruta, la carretera #3, conocida como La Pica, está peor y desde hace años se menciona la posibilidad de atender el asunto, pero, hasta ahora, los reclamos caen en oídos sordos.

“Está en agenda trabajar en las carreteras del sureste del país”, dijo a LA ESQUINA Freddy Santiago, ayudante especial del Secretario del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP)

estatal.
“En Maunabo estamos trabajando en la

carretera 750 del barrio Talante. De ahí, pasaremos a la 901, continuando con el plan de trabajo trazado para la zona”, dijo.

Le preguntamos si la 901 será asfaltada en su totalidad, a lo que el funcionario aclaró que el programa “Abriendo Caminos” lo que contempla es “tapar rotos” que sean identificados.

“Hay áreas que se tapan los rotos y otras que se tira el paño completo, pero en el caso de La Pica, estamos esperando por la finalización del diseño, porque ese tipo de trabajos no es parte del programa. Eso se trabaja a través de otras áreas y están casi por salir el diseño o la subasta”, dijo.

“Nosotros pedimos calma y paciencia a la ciudadanía. Sabemos que estas vías están deterioradas, pero hace unos días nos reunimos con el alcalde de Maunabo y le explicamos el plan de trabajo. En Yabucoa impactaremos la 901, la número 3, la 902 y la 909 y así sucesivamente, estaremos arreglando las vías de esa región. En Patillas, impactaremos la 3 y la 753 en Guayama la 712, 742, 3 y la rampa de la PR-53”, añadió.

Mientras tanto, la ciudadanía, junto a sus maltrechos vehículos, se mantienen a la espera de que esto al fin se dé. Un sin número de dudas, al igual que trabajos mal hechos en el pasado, ponen en tela de juicio la calidad de lo que se va a realizar y si en efecto, harán un trabajo que dure varios años y no “tapa rotos” que a los pocos meses el área está igual o peor que antes. Falta dilucidar qué pasará con las otras  carreteras de la región, como por ejemplo, en Maunabo la carretera 759, que tiene varios desprendimientos y hasta carriles cerrados. Esta vía conduce desde la zona urbana de Maunabo hasta el sector “Los Tres Puntos” recorriendo a su paso seis de los nueve barrios del mencionado pueblo. Estamos a la vuelta de las elecciones generales. Pronto habrá asfalto y trabajos mal hechos que luego romperán con tal de “comprar votos” a costa del sufrimiento del bolsillo de los contribuyentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *