Hermanos maunabeños esperan por ayuda para reconstruir su hogar destruido por huracán María

Los hermanos Ayala Amaro, Luis Andrés de 60 años y Wilberto de 63 , del sector Bordaleza del barrio Emajaguas en Maunabo, esperan por ayuda para construir su hogar de madera y zinc que fue destruido totalmente por el huracán María, el pasado 20 de septiembre de 2017.

Han realizado más de 15 peticiones de ayuda, entre ellos apelaciones a la Agencia Federal FEMA, pero sus reclamos no han sido respondidos, a pesar de indicarles que le iban ayudar.

“Hemos presentado tres declaraciones juradas estableciendo la titularidad de los terrenos, pero nuestras gestiones no han sido atendidas”, expresan con mucha tristeza los hermanos Ayala Amaro, seres sencillos y de mucha humildad que aún esperan que les llegue ayuda.

Los hermanos Ayala Amaro vivían en una humilde casa de madera y zinc que tenía dos cuartos, cocina y un baño, que le dejaron sus padres, tras estos fallecer.

Al quedar sin hogar, un sobrino les brindó alojamiento en un sótano de su casa, donde viven temporalmente, esperando que algún día puedan volver a tener un hogar propio.

Sus alimentos los cocinan en una estufa portátil que tienen el patio donde estaba su casa y a veces tienen que cocinar con un fogón, utilizando leña.

Tras el paso de María, recogieron restos de madera y zinc con la esperanza de levantar su casa. “La madera y el zinc prácticamente se han dañado y nadie ha podido ayudarnos”, dijo Luis Andrés al mirar, con lágrimas en los ojos, el lugar donde una vez vivieron con su padres, donde solamente queda un pedestal que le brindaba el servicio de electricidad, a lo que una vez fue su hogar.

Los sexagenarios sobreviven solamente con los escasos ingresos que reciben de los cupones de alimentos, donde cada uno recibe 118 dólares mensuales que apenas les alcanza para alimentarse.

“No tenemos dinero, ni para pagar luz, ni agua”.

Están desempleados y tienen condiciones de salud, pero tienen esperanza de algún día recibir el seguro social de trabajos que realizaron en la agricultura en el pasado, algo que es incierto porque no saben si las retenciones que les hicieron puedan haber cubierto su seguro social.

Los hermanos Ayala Amaro esperan que alguien pueda ayudarlos para salir de la difícil situación en que viven.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *